Luisita Sánchez de Hurtado, mujer de una profunda espiritualidad y gran voluntad de servicio, se puso la tarea de fundar para los Vallecaucanos una institución para la rehabilitación de niños ciegos y sordos.

Abriéndose paso entre lideres políticos y la sociedad civil, logro que innumerables entidades y personas la acompañaran en esa causa, fue así como mediante Resolución Ejecutiva No. 78 de 1.942, se cristalizo ese sueño, la Fundación del Instituto Para Niños Ciegos y Sordos de Cali.

Como toda Institución ha tenido momentos difíciles, en 1979 la sede del Instituto es derrumbada por un temblor, pero gracias al apoyo de los diferentes Gobernadores y a través de la Beneficencia del Valle se sacó adelante la reconstrucción del edificio donde funciona la Institución. En este momento y convirtiendo la dificultad en una oportunidad, se le retorna la responsabilidad a la familia, como elemento vital en el desarrollo y crianza de sus hijos, y como principal aspecto en la formación; es por esto que se decide cambiar la modalidad de internado a externado, permitiéndoles a los niños y niñas vivir nuevamente en familia.

Leer más: Nosotros